diario simultáneo del amor

(2011)

Renacer implica morir, y para morir con opción a renacimiento puro, se necesita liberación.

Diario simultáneo del amor es una pauta de actuación que nada en este mar.

 

En el resto del Proyecto Los fantasmas vinculantes se hace alarde de cómo los nexos externos definen no sólo dicha unión, sino también nuestra relación con los demás, y en definitiva, con nosotros mismos. Sin embargo, en esta parte ahora soy yo el creador del vínculo que enuncia y precisa qué clase de relación quiere tener con su entorno y con quienes lo habitan.

 

En el yo actual creo un nuevo álbum de recuerdos, un neo-recorrido imaginario por las vivencias transitorias que el día a día (desde el año 2011) vienen determinando cómo soy, dónde estoy, a dónde quiero ir; de manera que cualquiera pueda verse identificado con este proceso.

 

Para ello colabora conmigo mi pareja. Los dos materializamos un mismo acto vinculante inalterable a través de la constatación fotográfica. Ambos empleamos dos cámaras iguales, realizando cada uno una foto al mismo tiempo aun estando separados físicamente en el espacio; para que esto sea posible nos comunicamos vía teléfono móvil, informando al otro de aquello que queremos hacer perdurable, de manera que uno se vea obligado en ese instante a captar otro suceso que se une con el primero a través del tiempo y del espacio, gracias a nuestro acto fotográfico interventor.

 

No hay aquí intención de examen, ya que la acción es puramente instintiva, el vínculo es puro, libre. Ni siquiera hay preparación técnica, ya que las cámaras usadas son analógicas automáticas de uso cotidiano; con lo que adquiere importancia expresiva, incluso, el que alguna toma no se produzca por fallo técnico. No hay lastres referenciales.

 

Prestando especial interés aquí a la figura del yo y del padre (ausente en el contexto de los otros dos inventarios objetuales expositivos), el único afán ahora es transmitir y (auto)relacionar (nuevamente yo, o tú).

 

Un avance, una construcción pormenorizada del camino, sin obstáculos que impidan la felicidad.

 

Amar.

Obras seleccionadas por el Programa INICIARTE de Arte Emergente de Andalucía.

 

Obras expuestas en:

Sala El Palmeral Espacio Iniciarte. Málaga. (2014)

1/5