la cavidad sepulcral

(2012)

A partir de la concepción de Arquitectura, ésta se reduce a su aspecto primario, tomándola como elemento estructural básico, esencial, simple, cuya finalidad consiste en albergar sustancialmente a unos individuos o habitantes. A través de estas premisas el Proyecto Artístico La cavidad sepulcral aúna y representa conceptos como la memoria, el paso del tiempo, la muerte, así como la huella espacio-temporal de todo ello; siendo en la materialidad física de la piedra y el hueso donde se encuentra su máximo exponente.

Es por ello que la formalización plástica que se propone consiste en la muestra de distintas partes del interior de diferentes cuevas, análogas a otros elementos metafóricos que beben de valores conceptuales contrapuestos y que aluden de forma directa a esa estructura primaria corpórea física y metafísica del tema tratado; como bien son bodegones de huesos humanos; o figuras geométricas vacías y volátiles superpuestas a planos de cementerios rotundos y contundentes; realizados de forma fría y aséptica, matemática, científica.

Con todo ello, de una forma visual (a través no sólo de fotografías en sí mismas, sino también del diseño técnico arquitectónico y geométrico; junto a la composición expositiva de las piezas) se equiparan las funciones sacramentales conceptuales y físicas de estas citadas estructuras (natural y artificial, respectivamente), a través de la comparación que se establece entre la roca, lo óseo, la línea y el dibujo; el pasado perdurado en el presente, el vacío y lo lleno, la vida y la muerte; representando lo orgánico a través de lo inanimado.

la cavidad sepulcral I

Serie perteneciente a La cavidad sepulcral

la cavidad sepulcral II

la cavidad sepulcral III

En el ejemplo que supone la obra titulada El sepulcro, principios conceptuales como los referidos figuran a través de un tríptico fotográfico en el que puede verse dicha estructuración natural cavernosa cuya finalidad vivencial ha sido extrapolada a la contemporaneidad, ya que se ha intervenido en dichos espacios con cables e iluminación artificial, lo que denota una ficción, una humanización del entorno, y por tanto, una desvirtuación y descontextualización de ello.

 

Sin embargo no incurre en él la presencia humana, quedando extrañamente vacío, creando una escena inquietante a la par que atractiva donde puede haber ocurrido, en distintos tiempos, cualquier suceso. Es la capacidad intuitiva e imaginativa del espectador la que ha de llenar ese hueco metafísico propuesto con estas imágenes.

 

La insinuación de una escena misteriosa y mortuoria (denotada por el título de la Obra), no deja, sin embargo, de aludir a la concepción primaria y pragmática de dichas cavernas, lugares donde podemos encontrar, conocer y estudiar, precisamente, huellas e indicios, restos animales y/o humanos.

El sepulcro

Obras (originales y re-composiciones) expuestas en:

Sala Fundación Cruzcampo. Málaga. (2013)

Sala GACMA. Málaga. (2014)

Centro Cultural Provincial María Victoria Atencia. Diputación de Málaga. Málaga. (2014)

1/5