la paradoja III

(2014)

En esta ocasión, en el proyecto La paradoja 3, secuela de las anteriores, se presenta un mismo objeto, otro invernadero, que actúa seleccionando una parte de ese entorno natural; así se propicia cuestionar los límites entre la propia realidad y la otra, recreada, resultante de esa acción. El objeto, ahora un invernadero con paredes de cristal, dibuja con sus aristas la silueta icónica de una casa. Aparentemente inocuo para el paisaje, ingrávido en su transparencia, no hace sino reformular lo que se ve, posiblemente aislando, protegiendo. Resulta un gesto sencillo que pone de manifiesto la nueva identidad antropólogica del paisaje, allí donde el ser humano confronta la fragilidad del cristal a la dureza de la roca, enfrentando también su conciencia de humano con la naturaleza.

En todo caso, como en las anteriores ‘paradojas’, se reflexiona acerca de la conciencia paisajística y, desde ella, la propia transición del tiempo que incurre en ella, modificándola.

En definitiva, el nuevo paisaje, subvertido, reflexiona sobre el poder perdurable de la fotografía como esquema de representación veraz. Un testigo de una realidad aparentemente irrefutable.

(Texto de Pedro Alarcón, comisario artístico).

La serie de piezas llamadas Topos consisten en pequeñas rocas recreadas mediante el ensamblaje -a modo de mapa topográfico- de sucesivas capas de fotografías de rocas reales extraídas del paisaje. Esa nueva roca, mostrada en un expositor que actúa de marco-vitrina, redimensiona la visión del paisaje en cuanto que construye una ficción, cuestionando así el propio sistema de representación común a este tipo de imágenes, basado en el engaño, en la trampa visual virtual.

(Texto de Pedro Alarcón, comisario artístico).

Obras expuestas en:

Casa Sostoa. Málaga. (2014).

Centro Cultural Provincial María Victoria Atencia. Diputación de Málaga. Málaga. (2017).

Factoría de Arte y Desarrollo. Madrid. (2017).

1/6