la paradoja I

(2012)

Partiendo de un cuestionamiento acerca de la conciencia paisajística (y el transir temporal que influye en ello), es tomado este género representacional a partir de la concepción y propia definición del mismo, es decir, atendiendo a su propia conformación lingüística antropológica.

 

Mediante la presente instalación fotográfica pretendo cuestionar los límites entre la misma realidad y otra ficcionada y recreada, siempre partiendo precisamente de elementos propiamente reales y pertenecientes a la primera.

 

En este caso, en un pequeño invernadero son presentadas diversas plantas que conforman un paisaje que identificable como irreal, intenta simular uno que en mayor medida podría ser encontrado en un entorno natural real; sin embargo, ya marchito, se evidencia la fragilidad y ficción de ello, ya que no sólo se hayan dichas plantas en un espacio limitado y restringido, sino que además la convivencia de las mismas corresponde a ecosistemas diferentes, por lo que su existencia es truncada. Gracias a un políptico fotográfico que acompaña a dicho objeto se manifiesta el concepto y lenguaje propuestos, ya que éstas recogen las mismas plantas ya muertas en un momento anterior cuando aún se encontraban en buen estado, reflejando así el poder perdurable de la fotografía, siendo ésta un testigo irrefutable de una ¿realidad? que puede comprobarse subvertida e ilusoria (y es que gracias al propio “engaño” fotográfico paisajístico, el espectador puede llegar a contemplar un paisaje que de no ser por la muestra del invernadero, casi creería verdadero).

Obra expuesta en:

Sala Moreno Villa. Málaga. (2012).

Obra seleccionada por el Programa Desencaja de Artes Visuales.

Adquirida por el Instituto Andaluz de la Juventud. Expuesta en sus sedes de Málaga (2013) y Córdoba (2013).

Centro Cultural Provincial María Victoria Atencia. Diputación de Málaga. Málaga. (2017).

Museo de Arte Contemporáneo Fernando Centeno. Genalguacil. Málaga. (2018). 

1/6